Cómo hacer caramelos de jengibre para el malestar estomacal!

El jengibre ha sido empleado durante siglos entre muchas culturas por sus propiedades medicinales.Los compuestos fenólicos del jengibre ayudan a aliviar la irritación gastrointestinal, estimulan la producción de saliva y la bilis y suprimen las contracciones gástricas y el movimiento de alimentos y líquidos a través del tracto gastrointestinal.

El jengibre favorece a  la digestión y evita la aparición de efectos secundarios relacionados con la mala absorción de los alimentos.

Anuncios

Tiene un sabor muy particular y fuerte, que tiende a ser un tanto mentolado y alimonado muy agradable al gusto.

Cómo hacer caramelos de jengibre para el malestar estomacal!

El jengibre excelente para:

  • Úlceras del duodeno y gastritis: neutraliza los ácidos gástricos, elimina la bacteria helicobacter pylori o escherichia coli.
  • Nauseas o ganas de vomitar producido por embarazo, viajes, e incluso como secuela de quimioterapia, gracias a sus propiedades antieméticas.
  • Gases: el jengibre posee propiedades carminativas, además de antioxidantes llamados gingeroles y shogaoles que ayudan a relajar el tracto intestinal y alivian este tipo de malestar.
  • Facilita la digestión ya que fomenta la producción de saliva, bilis y jugos gástricos.
  • Produce alivio a dolores tipo cólico de estómago e intestinal.
  • Reduce la inflamación abdominal, dispepsia (digestión pesada) y dispepsia atónica.
  • Sirve incluso para aliviar el malestar abdominal menstrual por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias.

Si eres una de esas tantas personas que con frecuencia sienten alguno de esto incómodos malestares estomacales, el jengibre no debe estar muy lejos de ti. La mejor manera de aliviar tu estomago es con la ayuda de infusiones de esta raíz, pero como no siempre hay la posibilidad de hacerlo, opta por unos deliciosos y saludables caramelos de jengibre caseros que además de ser hechos por ti mismo, son fáciles de preparar.

Anuncios

CARAMELOS DE JENGIBRE

Ingredientes:

  • 1 raíz de jengibre sin piel
  • 60ml de agua
  • 200g de azúcar Crema

Modo de Preparación:

Toma la raíz de jengibre y pícala en pequeños cubitos y reserva. Aparte, coloca en una olla el agua y azúcar y realiza un almíbar. Cuando este todo bien disuelto, agrega los cubos de jengibre y cocina un poco más para que los trocitos se ablanden y liberen su sabor y propiedades al almíbar. Déjalos reposar allí toda la noche. Al día siguiente coloca cada trocito en papel encerado por separado hasta que endurezca, si hay trocitos que se pegaron en la olla, puede calentar un poco y repetir el proceso nuevamente. Puedes guardarlos en un recipiente hermético y comerlo como caramelo o masticar el trozo de jengibre.

Si, por el contrario, quieres hacer un caramelo sin trozos de jengibre, solo de azúcar, debes usar:

  • ¼ de taza de jengibre rallado y triturado
  • Medio litro de agua
  • ¾ de taza de azúcar
  • ¼ de taza de miel
  • Aceite, preferiblemente de coco.

Toma el jengibre rallado y cocínalo en el agua hasta reducir el líquido a la mitad. Cuela y reserva solo el agua infusionada, la cual colocarás a cocinar nuevamente con el azúcar y la miel a fuego alto. Revuelve periódicamente. Estará listo cuando al lanzar una gota de caramelo en agua fría, ésta se endurece. Encera la bandeja con el aceite o cúbrela con papel encerado, coloca la mezcla allí y déjala reposar por media hora. Cuando esté frio al tacto, encera un cuchillo liso y corta el gran caramelo en cubitos. Puedes forrarlos con más papel encerado o con papel celofán. Almacénalos por un máximo de 6 semanas. Es recomendable comer un caramelo antes o después de la comida para evitar los malestares estomacales antes mencionados, verás cómo logras una digestión tranquila y ligera.

¡No olvides compartir con familiares y amigos!

Fuente e imagen: Caramelos de Jengibre

Anuncios